fbpx

Fragmentos que reconstruyen espacios – Alicia Ayanegui

Cada vez es más frecuente escuchar historias de creadores que cruzan fronteras y recorren grandes distancias para articular un discurso. Se exploran, interpretan y critican realidades alternas bajo el entendido de aquella que habitamos ha sido comprendida y por ende superada. En un momento donde las sociedades de consumo establecen que la conformación de nuevos vocabularios se debe hacer desde lo extraordinario, lo inmediato y lo transgresor, existen casos que apelan por una relectura tanto de los elementos y lugares de la cotidianidad, como de la fuerza expresiva que contienen.

Para su exposición individual en Casa Equis, Alicia Ayanegui presenta una serie de óleos que nos introducen a El Tetechal, nombre de la casa que ha habitado desde su infancia y que en los últimos años se ha convertido en un tema recurrente de su imaginario. Mediante pinceladas informales y composiciones casi monocromas, la artista emula los muebles, almohadas, estantes y artefactos que la han acompañado, con los cuales ha establecido un vínculo afectivo. Se trata de un archivo que en ocasiones desdibuja los límites entre la figuración y la abstracción para describir de forma contemplativa los cambios que su propia presencia ejerce al interior de los muros que habita: “Son mis cosas y mis vivencias: lo que siento cuando estoy ahí, inmersa entre los espacios.”

Estas pinturas son testimonios de los diálogos que Alicia establece con su entorno. Consisten en fenómenos que se narran desde el silencio, y cuya presencia humana se manifiesta aun cuando no hay nadie en ellos. El resultado es una constelación de carácter introspectivo que evoca sensaciones como el retorno al origen, la serenidad y la protección que uno experimenta al hallarse en un hogar, pero que también reconoce la tristeza, la pérdida y la nostalgia que fisuran nuestro pasado.

Aun cuando las aproximaciones de la artista siempre se ubican en el mismo escenario, éstas no son en ningún sentido repetitivas. La combinación de contextos, movimientos y variaciones atmosféricas que configuran tanto a su lugar de residencia como a quienes lo intervienen día con día, arrojan una multiplicidad de geografías que develan el espíritu de objetos y situaciones que constantemente pasan desapercibidos. Evidencian la belleza que nuestro paso por el mundo es capaz de proyectar, y en ello radica su potencia creativa. 

Fernando Pichardo.

ig: @aliciaayanegui

Contacto

Si eres artista y te gustaría ser parte de Casa Equis.
Envíanos tu portafolio a:

Si necesitas asesoría con tu compra o quieres comenzar una colección escríbenos a:

Abrir chat